Guía de Productividad AP: La Mentalidad

Este post es parte de una serie de 6 artículos sobre productividad.

Si ahora mismo te confunde estar leyendo esto en el blog de un artista de VFX, te recomendaría que empieces desde la primera parte, donde te introduzco el contexto. Por lo demás, puedes ver aquí todos los artículos en orden, en caso de que prefieras saltar a una parte específica una vez que estén todas disponibles. ¡Espero que te gusten!

"Oh, vaya palabra más difícil de definir..."

Hemos establecido (yo mismo a través del camino difícil) que la productividad no se trata solo de hacer más... sino que realmente se trata de hacer más de lo que importa, y este es el aprendizaje más importante que siempre trato de recordar.

De los trillones de formas en que se puede definir la productividad, estas dos son las que más se parecen a lo que me viene a la mente ahora cuando pienso sobre ella:

"Donde la Acción coincide con el Propósito"

"Una alineación del enfoque y las prioridades."

Destilando la lección principal de todo esto (o si solo pudiera enviar un mensaje rápido a mi yo del pasado...), sería:

Céntrate en lo que importa. Si solo haces la cosa más importante, no solo es aceptable, sino que es un éxito. Y para poder hacerlo, comienza por decidir cuidadosamente qué es lo que importa.

Estos dos procesos realmente distintos son a lo que algunas personas se refieren como Trabajo Azul y Trabajo Rojo, o planificación y ejecución, y he descubierto que asignar un tiempo específico y separado a cada uno de los dos procesos ha sido el catalizador más fuerte para mi sentido de satisfacción productiva.

Trucos para crear un Sistema de Productividad

Aquí van algunos pensamientos aleatorios que me encantaría haber interiorizado como fundamentos hace mucho tiempo, antes de comenzar a experimentar con mis propias herramientas y sistemas:

1. The Best System is the One You Use. And stick to. And enjoy.

De la misma forma que el mejor programa de ejercicios o la mejor dieta son aquellos que logras mantener, la única forma en que cualquier sistema te resultará útil es si confías en él y lo incorporas en tus hábitos (y memoria muscular).

De esa forma, te será útil en lugar de actuar en tu contra añadiendo complejidad o desgastando tu concentración o tu fuerza de voluntad (spoiler: es finita). Deberías llegar a sentirlo como una extensión de ti, de la misma forma que nuestros smartphones lo son y nos otorgan superpoderes.

Mi recomendación principal:

Reduce la fricción al mínimo.

Asegúrate de que las herramientas y procesos que utilices resuenen contigo y que disfrutes utilizándolos de manera consistente. En mi caso, por ejemplo: me atraen las herramientas y procesos que son simples, automatizados, inteligentes, bonitos y funcionales (creo que estos dos últimos nunca deberían trabajar uno en contra del otro). Esto es, por ejemplo, por lo que tienden a gustarme mucho los productos de Apple. También por qué solo me atraen deportes o actividades que tengan un componente de superación personal (con potencial para mejorar a largo plazo), y muchas otras cosas así. Es una reflexión personal que recomendaría a cualquiera hacer, para decidir qué se alinea mejor con lo que te gusta.

2. Enamórate del proceso.

Simplemente, no puedes ganar a alguien a quien le gusta lo que hace. Tendrá la energía y la motivación para seguir haciéndolo y mejorando en un ciclo de retroalimentación positiva, y no requerirá ninguna inversión de fuerza de voluntad por su parte. Siendo conscientes de este hecho, también podemos usarlo a nuestro favor. ¡Así que intentemos encontrar procesos que disfrutemos! Ya que por sí mismos valdrán la pena, sin necesidad de una motivación constante y basada en el esfuerzo.

Abraza una mentalidad de juego infinito, donde no estás tratando simplemente de solucionar algo, sino de establecer una práctica duradera.

"Cuando te enamoras del proceso en lugar del producto, no tienes que esperar para darte permiso para ser feliz. Puedes sentir la satisfacción en cualquier momento en que tu sistema esté en funcionamiento. Y un sistema puede tener éxito en muchas formas diferentes, no solo en la que primero imaginaste." (Traducido)

James Clear, 16 de Octubre del 2018 (Atomic Habits)

3. Simple es mejor que complejo... Pero está bien empezar complejo.

Es normal complicar las cosas en exceso mientras estás aprendiendo y luego simplificarlas más adelante.

La mayoría del pensamiento organizado ocurre de esta manera, de hecho. Divergir y luego converger. Mientras aprendemos, realmente necesitamos explorar el terreno y comprender cuál es el panorama de opciones, software, herramientas y posibilidades que tenemos para nuestro sistema. Y probar diferentes cosas. Y solo una vez que hayamos pasado por eso, podremos comenzar a encontrar lo que nos ayuda y lo que nos limita.

Así que simplemente disfruta del viaje, incluso si a veces se complica. Y prepárate para...

4. ¡...atravesar el Valle de la Desesperación!

Como mencioné en mi publicación sobre los desafíos de aprender un nuevo tema, por lo general, el proceso implica una breve primera etapa en la que crees que lo sabes todo, y luego comienzas a darte cuenta de los vacíos en tu conocimiento y las infinitas posibilidades que no estabas contemplando, y de repente se vuelve durísimo... y comienzas a sentir que es abrumador e imposible de conseguir. Esto es lo que se llama el Valle de la Desesperación. Pero por experiencia tras haberlo superado en diferentes áreas (y seguro que tú también), te puedo prácticamente garantizar que hay una fase agradable y sostenible después.

Así que no te preocupes demasiado, simplemente empieza por algo pequeño y manejable, y después sigue empujando. Y sobre todo:

5. No te estreses. ¡Chill! 🧘🏻

El único objetivo de estas herramientas es ayudarte, no al revés. Deben hacerte sentir más tranquilidad, concentración y felicidad. No más estrés por la complejidad que añaden a tu vida. Por lo tanto, deben convertirse en reglas simples que funcionen para ti.

Es normal si el proceso de cambiar tus hábitos requiere un poco de esfuerzo y salir conscientemente de la zona de confort. Igual que aprender a conducir... son demasiadas variables juntas al principio, pero aún así lo haces porque sabes que después se convertirá en un proceso automatizado para tu cuerpo y mente y eventualmente dejarás de sentir la abrumación y podrás enfocarte en "dónde quieres llegar", y disfrutar el camino.

Las herramienta que utilizamos para la productividad (o cualquier otra cosa, realmente, por eso merecen llamarse herramientas) sirven para el mismo propósito. Y si alguna vez te lías... bueno, es fácil comenzar de nuevo desde cero en cualquier momento.

¿Demasiados archivos? Simplemente archívalos.

¿Demasiadas tareas? No pasa nada. Las procesas, las clarificas, y veamos cuáles no son ya relevantes.

Pensamientos para una vida productiva

Aquí tienes algunas ideas que me encontré dentro del laberinto y que también me encantaría compartir porque han sido fundamentales en mi viaje personal:

1. Kaizen. 1% mejor cada día.

Kaizen es un concepto japonés que significa mejora continua. Enfatiza el hacer cambios pequeños y consistentes para mejorar a lo largo del tiempo, y tener este concepto en mente (de formas como las que mencionaré) a mi me ha ayudado mucho.

Básicamente, en lugar de tratar de mejorar algo drásticamente en poco tiempo, el enfoque Kaizen sugiere apuntar a una mejora del 1% todos los días pero sostenida a lo largo del tiempo. Te enfocas en hacer un cambio pequeño y completamente abordable cada vez sobre lo que ya tienes, en lugar de intentar algo más grande.

Y aunque esto pueda parecer insignificante, si imaginamos el ejemplo de mejorar un 1% cada día, el efecto compuesto significa que al final de un año habrás mejorado un 3678%, o 37 veces.

He aprendido a apreciar el poder del interés compuesto en muchas áreas, y no solo en las finanzas. Cuanto más lo pienso, más veo que cada aspecto de la vida tiene una inercia: Un impulso que das en una dirección cambia tu velocidad (y no solo tu posición), por lo que en realidad es una aceleración. Me esfuerzo por recordar esto siempre. Creo que por esta razón, el progreso a veces puede parecer realmente lento: porque tus impulsos consecutivos lo que están aumentando es tu velocidad.... tal vez un 0,01%... pero de la misma forma, como es la velocidad lo que estás cambiando, hace que se vaya volviendo geométricamente más fácil cada vez. Y lo contrario también es cierto cuando permites que se detenga: la velocidad disminuye.

Hay muchos artículos, vídeos y libros interesantes sobre el tema si te gustaría aprender más sobre él.

2. Ser un francotirador vs una pistola.

Esta es otra noción que me ayuda a adoptar una mentalidad más eficiente para atacar la tarea del momento. ¿Qué significa ser un francotirador?

  • Francotirador = foco preciso y robusto, lo que lo hace perfecto para alcanzar tu objetivo, una vez que has establecido las condiciones ideales.
  • Una pistola, en cambio, es más reactiva, rápida y buena para objetivos cercanos o inesperados, pero no te permite ver y apuntar desde lejos.

Elegir una pistola te permitiría cubrir mucho más terreno (por lo que es genial para el trabajo azul o el pensamiento/divergente de planificación), pero al mismo tiempo es mucho peor para el trabajo profundo y focalizado, donde un francotirador te permitiría alcanzar los objetivos uno por uno de manera más eficiente. Especialmente si consideramos que...

3. ¡¡¡Somos procesadores de un solo núcleo!!!

Es una dura verdad que la mayoría seguimos intentando desafiar.

Puedo estar completamente equivocado (y en parte espero estarlo), pero toda evidencia que he encontrado y experimentado apunta a que la habilidad del multitasking simplemente se trata de una combinación de memoria muscular (procesos completamente automatizados) + cambiar rápidamente nuestro único procesador (o "consciencia") hacia la tarea más significativa y compleja del momento.

Déjame darte algunos ejemplos:

  1. ¿No sabes conducir? Toda tu energía (o "procesador de un solo núcleo") se enfoca en aprender qué pedal apretar y cómo cambiar las marchas.
  2. ¿Acabas de aprender a conducir? Toda tu energía (o "procesador de un solo núcleo") se enfoca en mirar la calle, las señales y en cómo no matar a nadie ni chocar contra otros coches.
  3. ¿Llevas un tiempo conduciendo? Tu piloto automático (literalmente 😃) puede hacer todo el trabajo mientras que tu preciado procesador de un solo núcleo puede dedicar la mayor parte de su potencia, por ejemplo, a mantener una conversación con tu copiloto.

Pero entonces, ¿qué ocurre en los casos en los que tenemos muchas tareas pequeñas y realmente creemos estar haciendo multitasking? Bueno, mi impresión actual es que probablemente sea porque podemos hacer algunas de ellas de manera completamente automatizada mientras nos enfocamos solo en una de ellas, o bien que podemos hacer todas ellas de manera mayormente automatizada, y nuestro poder de procesamiento de un solo núcleo se desplaza deprisa (y potencialmente de manera ineficiente...) de una a otra donde se le necesite.

"Multitasking" = Memoria muscular + Cambio rápido de contexto

Estoy seguro de que esta es una simplificación distorsionadísima de la realidad, pero no por ello menos práctica para nosotros. Al estilo de la física clásica.

4. "La Única Cosa"

Priorizar una cosa necesariamente implica des-priorizar otras. No podemos tenerlo todo a la vez, y... si lo que deseas optimizar es el éxito en una cosa en concreto, pues básicamente deberá tomar prioridad.

Suena obvio, ¿verdad? Pero ambos sabemos lo difícil que es quitar prioridad a cosas que son "casi" prioritarias.

Así que... ¿cuál es tu Única Cosa?

Este es un concepto clave de la productividad y toma muchas formas, por lo que leerás variaciones de él una y otra vez. Una de esas versiones que me hizo clic e inspiró esta sección fue este libro llamado The One Thing. Buena lectura.

Conclusión

Esta ha sido mi interpretación sobre la productividad como concepto, la importancia de darle tu propia perspectiva y cómo de personal puede volverse, así como la compilación de algunos de mis pensamientos y fuentes de inspiración favoritas sobre el tema.

En la próxima parte, discutiré los procesos (métodos y rituales) que utilizo para la productividad. ¡Espero que te sea útil!

Si te gustaría saber cuando las otras partes estén publicadas, leer algunos pensamientos aleatorios sobre VFX o mantenerte al día sobre mis publicaciones, herramientas o cursos, puedes unirte a mi newsletter (que aún está por llegar). No escribiré demasiado, pero cuando lo haga me aseguraré de que sea algo conciso e interesante. Puedes unirte a la newsletter aquí.

Join my Newsletter

Suscríbete a mi newsletter para saber sobre mis herramientas, artículos y cursos.

Puedes suscribirte a mi newsletter para estar al día sobre mis herramientas, artículos, nuevos cursos y otra info relevante sobre la que escriba.

Section Coming Soon

Suscripción to get notified once this section is up and more!

Puedes suscribirte a mi newsletter para estar al día sobre mis herramientas, artículos, nuevos cursos y otra info relevante sobre la que escriba.